EDUARDO CD

Mucho tiempo estuve solo. Me hacían bullying todo el tiempo y la gente solo se reía de mí. Las personas llegaron a ser muy crueles. Se burlaban de mis manos, mi peso, mi estatura, mis dientes y de mis entimientos. Nunca supe la razón y es algo que ya no deseo saber. He superado muchas de esas historias. Cada año es repetitivo; las personas ven en mí alguien a quien pueden hacer sentir menos y humillar. He aprendido a ya no rendirme ante ellos, a conocer mi propio valor y a salir adelante; a ser quien quiero ser y ayudar a otros a buscar su verdadera identidad y a sentirse orgullosos de lo que son. Agradezco a la vida, a Dios, a mi familia y a mi único amigo por estar ahí cuando nadie quiso estarlo. Hoy me siento feliz de ser quien soy aunque, en ocasiones, todo me da un golpe y vuelvo a ser inseguro, pero por dentro, soy un león. Gracias Barei por este himno de aceptación y anti-bullying. Tenemos que aprender a aceptar a los demás y decirles que no queremos ser como ellos desean que seamos. Gracias por este espacio, espero que mi pequeña historia de superación ayude a más personas.